Recarga cartuchos Oki C532/ C542/ MC563/ MC573

Para la recarga de estos cartuchos necesitaremos el siguiente material:

- Tóner del color correspondiente al cartucho a recargar
- Chip del color correspondiente
- Cinta de carrocero o similar, alrededor de 20 cms serán más que suficientes
- Minitaladro, en su defecto un cúter
- Alicates de punta fina, solo en el caso de disponer de minitaladro

En primer lugar colocaremos cinta de carrocero en la abertura que posibilita el paso del tóner del cartucho al tambor y localizaremos el botón azul que permite la abertura del cabezal de cierre del cartucho.

Colocamos el cartucho boca abajo y a la vez que presionamos el botón azul del paso anterior empujamos el cabezal de cierre en el sentido señalado por la flecha. Esto permite que el cartucho se abra. Es imposible hacerlo de otro modo, pues tiene un mecanismo interno que impide su abertura si el cartucho no está posicionado como si estuviese en el interior de la impresora.

Ponemos el cartucho en la posición inicial y antes de levantar la cinta de carrocero, vaciaremos el tóner residual que se genera durante el proceso normal de impresión; para ello, localizaremos justo al lado del chip, el orificio circular señalado, vaciaremos el residuo colocando el cartucho en el interior de una bolsa y sacudiéndolo dentro de ella.

Una vez vaciado, retiramos la cinta de carrocero y rellenamos el cartucho con el tóner del color correspondiente.

Cuando se haya rellenado, limpiamos la zona que rodea el orificio por el cual hemos recargado y colocamos cinta de carrocero nueva, asegurándonos que quede bien pegada. Volvemos a colocar el cartucho del revés y empujamos el cabezal de cierre en el sentido señalado por la flecha. Ahora ya podemos retirar la cinta y tenemos ya el cartucho recargado.

Pasamos ahora a la sustitución del chip. El chip se encuentra en un receptáculo cuadrado que va unido al cartucho mediante un pasador de acero. Lo sencillo es retirar el pasador, pero para ello necesitamos hacer unos orificios alrededor del pasador y retirar este con unos alicates finos, de este modo queda el receptáculo del chip libre y podemos proceder a su sustitución. Una vez colocado el nuevo chip, volvemos a colocar el pasador de acero.

Como, lógicamente, no todo el mundo tiene un minitaladro en su casa; podemos proceder a la sustitución del chip del siguiente modo. Cortamos con ayuda de un cúter o similar la dos paredes de plástico señaladas en la imagen y las retiramos, levantamos el receptáculo con cuidado que no se rompa y con paciencia retiramos el chip viejo para colocar el nuevo.

Una vez colocado el chip mediante un método u otro, ya tenemos el cartucho listo para ser instalado nuevamente en la impresora.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.