Innovación con sello español. HP refuerza la larga lista de multinacionales que asientan su I+D global en el país

Las impresoras 3D que Hewlett Packard lanzará al mercado en los próximos dos o tres años llevarán sello español. La multinacional con sede en Palo Alto (EE UU) decidió entrar en el sector justo después de que los responsables del centro de I+D de Impresoras de Gran Formato de Sant Cugat del Vallès (Barcelona), liderados por Ramón Pastor, responsable mundial de la división, viajaran a la sede de la compañía para presentar su propio producto, totalmente desarrollado en España.

“Fuimos capaces de presentar una impresora 3D capaz de fabricar una pieza en metal o plástico a mucho mayor velocidad que las máquinas existentes, y con niveles de perfección también superiores”, afirma Pastor. Todo un salto cuántico en productividad ya que “las impresoras 3D actuales pueden tardar hasta 20 ó 30 horas en completar algunas piezas, lo que las hace poco efectivas”, dice.

En abril de este año, la consejera delegada de la compañía, Meg Whitman, anunciaba oficialmente la decisión de entrar en el sector. Pastor será el responsable de liderar el nuevo centro. A partir de ahora todos los modelos de estas nuevas máquinas se diseñarán y desarrollarán en España, para ser fabricados posteriormente en las plantas de producción y ensamblaje de Asia.

Pastor y sus colegas de Barcelona se beneficiaron del hecho de que en Sant Cugat está, desde hace muchos años, el mayor centro de innovación de HP fuera de EE UU, con más de 400 ingenieros. “Para dar servicio a la nueva actividad de innovación”, apunta Pastor, “hemos empezado a incrementar la plantilla significativamente”.

En HP, por ejemplo, están convencidos de que la presencia en España del gran núcleo mundial de I+D en impresoras 3D impulsará, dice Pastor “la aparición de decenas de start ups de hardware, algo de momento poco habitual”.

La decisión de HP de quedarse en Barcelona no fue automática. Pese a que Sant Cugat concibió el nuevo producto y presentó un proyecto de negocio, eso no impidió que tuviera que competir con otras sedes de la compañía, también interesadas en el negocio, en especial Singapur y algún campus de EE UU. De momento, el nuevo centro se ubicará en las actuales instalaciones del centro de Impresoras de Gran Formato, donde se concibieron las nuevas máquinas 3D, pero se irá desgajando poco a poco. “No descartamos construir un nuevo edificio para esta actividad”, dice Pastor.

Pastor considera que la impresión 3D tiene un gran futuro. Estas impresoras, que estarán enfocadas al mercado de empresas, permitirán producir series cortas de objetos, piezas y conjuntos a precios bastante aceptables, que se irán reduciendo en los próximos años. Se calcula que el mercado de impresión 3D, valorado ahora en 2.500 millones de dólares a escala global, crecerá a tasas del 20% anual para alcanzar los 12.000 millones de dólares en el 2022. “Pero esta es una previsión muy conservadora”, subraya Pastor. “Algunos dan cifras dos o tres veces superiores”.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.