Consumibles de alta capacidad o de larga duración

Últimamente nos están llegando consultas que hacen referencia a la posibilidad de recargar un cartucho mas allá de su capacidad estándar; ósea qué posibilidad hay de rellenarlo más. Curiosamente en pocos días me han llegado como 10 consultas referentes a esta posibilidad; como no creo mucho en las casualidades, me ha dado por investigar un poco en el maravilloso mundo de internet y veo que hay mas de una empresa que publicita cartuchos con hasta 4 veces mas de tinta y tóner que los originales. Increíble!!!!!!

Supongo que los seguidores habituales de nuestro blog os habréis dado cuenta que hablo muchísimo de trucos, información, … sobre las impresoras láser y el tóner, prestando poca atención a la tinta. Con sinceridad, se debe a que mi experiencia en este sector de 20 años está concentrada exclusivamente en el tóner; durante todo este tiempo en el que cada día aprendo cosas, hace años aprendí una lección fundamental; y es que un cartucho de tóner no puede ser llenado mas allá de, como mucho, un tercio más de su capacidad normal.

Por qué? Sencillísimo, los cartuchos de tóner tienen dos cámaras: una que contiene la carga de tóner útil para imprimir y una segunda cámara que contiene el tóner residual, donde se acumula el tóner que se genera como residuo.

La cámara de tóner útil tiene un tamaño que viene determinado por la cantidad de tóner que el fabricante original quiere poner en su interior y el diseño de la impresora, las impresoras cada vez son más pequeñas y eso hace que el cartucho también lo sea y con él todos sus componentes.

La cámara de tóner residual tiene un tamaño que también viene determinado por la cantidad de tóner que va a contener y también por el propio diseño de la impresora. Se estima que dependiendo del estado de la impresora y sus componentes, un tercio de la carga útil de tóner se pierde como residuo. Eso significa que si un cartucho tiene 100 gramos de tóner para imprimir, 30 gramos se perderán en la cámara de residuos; por tanto el fabricante diseña un cámara de residuos que sea capaz de albergar esa cantidad mas un margen más de seguridad.

Conociendo estos dos aspectos de las cámara de tóner y la de residuos, que pasa entonces si rellenamos el cartucho, por ejemplo, con el doble de carga? Fugas de tóner en el interior de la impresora y por lo tanto manchas en la impresión. Hay que pensar que el depósito de tóner tiene en su interior unas paletas removedoras, que continuamente están batiendo el tóner, recordáis que en un post anterior hablaba que el tóner crece en la botella al agitarlo? Pues lo mismo ocurre en el interior del cartucho, al crecer busca un lugar donde expandirse y como el depósito no es hermético busca una salida al exterior cayendo en la impresora. Lo mismo ocurre con el depósito de residuos, se llena, se llena, hasta que no cabe mas y cuando no cabe el tóner ya no entra, se acumula en el tambor y mancha la impresión. Es una de las razones por las cuales recomendamos que antes de la segunda recarga se vacíe el tóner residual de los cartuchos.

Esta lección que es una de las primeras que se aprende en los profesionales de este sector, personalmente la aprendí gracias a Pelikan y a su cartucho de alta capacidad que diseño a principios de los 90 para las primeras impresoras HP Laserjet Series II y III que usaban el consumible 92295A. Este cartucho tenía fugas provocadas por el depósito de residuos, que no era capaz de albergar los 150 gramos de tóner residual provocados por los 500 gramos de carga útil que le colocaban a un cartucho que tenía una carga real de 230 gramos.

Claro que para todo siempre hay una excepción. A un depósito de un cartucho de tóner no se le puede poner más tóner, pero sí podemos quitar ese depósito y sustituirlo por uno más grande que sí permite que sea llenado con más cantidad de tóner; en el algunos casos como máximo la carga es el doble de la carga inicial, así algunos cartuchos de 250 gramos podemos rellenarlos sustituyendo el depósito con cargas de 500 gramos. Pero esto no es posible en todos los modelos, ya que un cambio de depósito hace que el cartucho sea más grande y por tanto la impresora ha de ser capaz de albergar un cartucho más grande de lo que realmente lleva. Estos depósitos se llaman Jumbo y eran frecuentes en cartuchos de impresoras muy antiguas, ya que el tamaño de las impresoras era grande y en su interior existían espacios vacios que se podían aprovechar con un depósito Jumbo dándole la forma adecuada. Pero esto es otra historia que si os interesa podemos ampliar en un futuro post.

Quede claro, como ya he dicho anteriormente que lo hablado en este post hace referencia exclusivamente a cartuchos de tóner y equipos láser o led. Caso aparte es el de las tintas, que en efecto si es posible rellenar con cargas de alta capacidad sin problemas para la impresora o la impresión.

En todo caso cuando veáis lugares donde os ofrecen productos, especialmente de tóner, con capacidades que cuadruplica la capacidad original desconfiad y ampliad con ellos esa información, para que sepáis realmente que os quieren vender. De todos modos estoy pensando que tengo que enterarme de primera mano cómo es eso de un tóner que dura hasta cuatro veces mas.

Quieres recibir información para el ahorro tinta y tóner en las impresiones y no sentirte engañado?   Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.