Un poco de historia

Todas las tecnologías usadas en la impresión láser moderna vienen de un descubrimiento de Chester Carlson, abogado especializado en patentes, sobre un sistema de impresión en seco. A este descubrimiento se le denomino Electrofotografía y en ella se basan todos los avances en el mundo de la impresión laser.

La aplicación comercial de esta tecnología no se llevo a cabo hasta después de la segunda guerra mundial. Concretamente en el año 1949, Haloid Co., una pequeña compañía con sede en Nueva York decidió apostar por la investigación en aplicaciones reales de la electrofotografía. Es entonces donde se empieza a usar el término de Xerografía que es la forma de llamar en Griego clásico a la impresión en seco y poco mas tarde es cuando Haloid Co., toma el nombre de Xerox Corporation.

En 1959, Xerox, presento la primera máquina automática xerográfica. El modelo se conoció como Xerox 914 y esta maquina fue la que desde entonces cambio radicalmente el sistema de comunicación gráfica. De hecho todas las maquinas de copia usan desde entonces tecnologías derivadas de esta primera copiadora.

Hay que esperar hasta 1978 para poder disfrutar de la primera máquina de impresión en seco destinada a lanzar documentos desde un PC, lo que vulgarmente conocemos como impresora. La Xerox 9700 se convertía en la primera impresora láser que se comercializó no solo en EE.UU. sino en todo el mundo y aun a día de hoy sigue siendo una de las máquinas mas veloces en impresión láser que se han producido. Es capaz de imprimir hasta 120 páginas por minuto. Sus únicas pegas eran su enorme tamaño y también su elevadísimo precio.

En 1984 los usuarios disponemos de la primera impresora láser domestica. Eran los tiempos del gran auge del PC y las necesidades de mayor calidad gráfica y de impresión impulsaron a Hewlett Packard a lanzar la primera máquina pensada para su uso doméstico. Aquí nace la gama Laserjet de Hewlett Packard. Su primer modelo imprimía hasta 8 páginas por minuto y su gran innovación fue la de centralizar el consumible y otras partes vitales en lo que ahora conocemos como cartucho de tóner. Todo el sistema de desarrollo quedaba dentro del cartucho abaratando notablemente los costes de mantenimiento de la máquina pero también lo convirtió en un nuevo problema de contaminación del medio ambiente ya que no se disponía de forma alguna de realizar su reciclaje. Este problema quedo subsanado en 1986 con la aparición en EE.UU de las primeras empresas dedicadas al reciclaje de los cartuchos de tóner.

Como se ha podido comprobar a lo largo de los años la historia de la Xerografía o impresión en seco no es cosa de unos pocos años. De hecho la tecnología no ha cambiado en su base, solamente se ha optimizado y adecuado a los tiempos que corren y a la necesidad cada día mayor  de impresión en color de bajo coste y gran calidad.

Publicado el . 1 Comentario

Una Respuesta a “Un poco de historia”

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.