Secretos de las Impresoras LED

Si podemos destacar, además de las impresoras 3D, un avance simbólico y muy beneficioso para todos en los últimos años en el mundo de las impresoras, este sin duda ha sido la aplicación de la tecnología LED en los sistemas de impresión. 

La tecnología Láser, va quedando cada vez más obsoleta, ya que los hándicap que tiene son bastante grandes comparado con las nuevas impresoras de Tecnología LED.

Es conveniente que si queremos conocer el funcionamiento de las nuevas impresoras Led y las comparemos con las que actualmente utilizan tecnología láser, debamos conocer cada uno de los sistemas de impresión y definir los pros y los contras de cada uno de ellos.

Funcionamiento de las impresoras Láser.

En el caso del láser, la base fundamental del sistema lo soportan dos componentes: El láser y el Tambor. El Laser se encarga de plasmar en el papel la imagen que se quiera imprimir y éste por electromagnetismo, atrae el polvo del tóner al tambor, para más tarde mediante termo fusión se imprimirá en el papel.

Hay que destacar que el láser es un sistema de una precisión muy buena, pero con una serie de limitaciones que son aprovechados por la tecnología LED. 

Funcionamiento de las impresoras LED

El funcionamiento es muy similar en cuanto a la captación del polvo desde el tóner hasta el tambor por el electromagnetismo de las luces sobre el mismo. La única diferencia es que el factor que provoca éste campo electromagnético es una luz cuya fuente son miles de Diodos LED en una placa de circuito impreso, y que realiza la función de plasmar la luz sobre el tambor que se encargará de imprimir sobre el papel. En éste caso cada parte del tambor tiene su LED correspondiente.

Las impresoras LED son más precisas que las Láser

Con ello no se quiere indicar la falta de precisión de las impresoras láser, sino que la tecnología LED ayuda a mejorar la calidad de impresión.

¿Por qué son más precisas las impresoras LED?

Pues sencillamente porque el bombardeo de fotones de láser sobre el tambor se hace de izquierda a derecha y de arriba abajo, como normalmente escribimos nosotros. El problema es que el prisma del Diodo Laser está fijo en el centro, no se mueve lateralmente y solo gira sobre sí mismo para hacer que el haz de luz láser llegue a todas las partes del tambor. De esta forma, cuando la luz incide en el centro del tambor lo hace de forma perpendicular y sin ángulo de incidencia. Sin embargo, conforme se va alejando del centro la incidencia en el tambor lo hace con un determinado ángulo, llegando a ser importante en los extremos. Por eso la resolución es mayor en el centro y pierde resolución en los extremos.

En el caso de la tecnología Led, partido de la premisa que el funcionamiento es similar, bombardeando de luz al tambor que provoca un campo electromagnético para atraer el polvo del tóner, como hemos comentado antes hay un diodo para cada parte del tambor, por lo que no el ángulo de incidencia sobre el tambor siempre va a ser 45º, es decir, siempre perpendicular al mismo.

Aunque lo cierto es que para impresiones habituales no se suele notar demasiado. Comienza a ser perceptible al ojo humano cuando tenemos que imprimir una serie de líneas  muy finas o el tamaño del texto es muy pequeño. 

Impresora LED, la impresora ecológica.

Es una de las principales características de las impresoras LED con respecto a las láser. Uno de los problemas fundamentales es la contaminación lumínica y atmosférica, aunque en cantidades muy escasas, que provocan las impresoras láser. El haz de luz láser que tiene un largo recorrido desde que se genera el fotón hasta que se incide sobre el tambor. Durante ese recorrido, todo el aire que pueda atravesar lo ioniza y lo convierte en Ozono. Este componente, que tantos debates suscitó en los 90 por el agujero de ozono de nuestra atmósfera, es el responsable de que la mayoría de los componentes plásticos o metálicos a su alrededor se vuelvan amarillos, ya que es un efecto que provoca con su uso.

Las impresoras LED no ionizan el aire y además el recorrido desde que se genera los haces de luz, es decir, las fuentes de luz hasta que llega al tambor es tan sólo de un par de milímetros, por lo que se puede afirmar que este tipo de impresoras no generan Ozono y son totalmente ecológicas.

Las impresoras LED pueden ser más pequeñas.

Quizá una de las características principales de este tipo de impresoras. La tecnología láser sólo para alojar el prisma y todo el sistema de generación, conducción e imprimación de luz, necesita un espacio demasiado grande. Espacio que no puede reducirse en la mayoría de los casos.

Sin embargo el espacio ocupado por la placa de leds y la fuente de alimentación de éstos es muy pequeño, por lo que se pueden conseguir impresoras más pequeñas, y utilizarlas de ésta forma en casa, rompiendo así el mito de que las impresoras de tóner eran sólo para las oficinas y despachos.

Menor consumo de Tóner.

Con las Impresoras LED el tóner dura más. Y es que la tecnología utilizada hace que el campo electromagnético sea mucho más preciso, requiera atraer menos polvo hacia el tambor y, por tanto, conseguir mejores resoluciones con menor consumo, algo que era, y es un punto negativo para los sistemas laser. Aunque el consumo se ha optimizado muchísimo en las impresoras en general; con las LED, siempre sale ganando la nueva tecnología.

De todo ello podemos destacar que la tecnología LED ha llegado al mundo de la impresora para quedarse, consiguiendo impresoras más pequeñas, de mayor resolución y menos o nada contaminantes.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.