Ricoh imprime su futuro lejos del papel

Los últimos datos recogidos por Context hablan de una caída generalizada del 5% en la venta de equipos en toda Europa. En España, un oasis, la cifra crecía un 7% en el último trimestre. “Todavía nos estamos recuperando de la crisis”, diagnostica el ejecutivo. Mientras muchos gurús hablan del fin del papel -una realidad que también atañe al periodismo- Martín es más comedido: “Vamos a un mundo paperless -menos papel-, pero el soporte físico siempre existirá”, señala.

De hecho, el mercado de la impresión es todavía el 70% del volumen de negocio de Ricoh. Centrados en conectar lo real con lo virtual, la compañía apuesta por incorporar tabletas a los denominados “equipos multifuncionales”. Ya no sólo se imprime. Se escanea, se guarda y se envía a la red para gestionarse cómodamente desde el ordenador.

El método Fujifilm

El caso de la firma Ricoh recuerda al de su compatriota Fujifilm, tradicionalmente vinculada al sector de la película fotográfica. Con la digitalización de la imagen, la empresa viró hacia otros negocios que van desde la televisión a los cosméticos. “Desarrollamos cuatro cualidades que nos hicieron altamente competitivos en otros sectores: El control de la oxidación, el dominio de la tecnología nano, la experiencia en colágenos y la capacidad de emulsionar”, explicaba Antonio Alcalá, director general en Iberia, en una entrevista a Economía Digital.

En resumen, aprovechar el conocimiento y la experiencia adquiridos para reorientarse. “Ricoh es especialmente buena en la tecnología de inyección de tinta”, presume Martín. “Tenemos un largo recorrido, por ejemplo, en la impresión comercial, trabajando en el etiquetaje de la mano de otras compañías”, augura.

El documento ya no se imprime

Pese a que en España todavía existen empresarios con la mentalidad puesta en el papel a la hora de gobernar una organización, la tecnológica nipona asume que el futuro pasa por la gestión del documento en la nube. “Trabajamos en temas de cifrado, el envío o la venta de los documentos”, señala. ¿Gigantes cómo Google y Amazon son posibles socios o rivales? “La verdad es en muchas ocasiones vamos de la mano de los recursos que ellos ofrecen, depende de lo que nos solicite el cliente”, ilustra.

Martín aprovecha para dar una colleja a las pymes del país. Es cierto que la crisis económica ha golpeado más fuerte que en otras geografías continentales, “pero las pequeñas empresas necesitan modernizarse”, lamenta. Ponerse al día para salir de la cola de Europa.

¿Y la impresión en tres dimensiones?

“Ricoh ya es un jugador importante en el sector de la impresión 3D”, avisa Martín. Sobre las posibilidades de esta tecnología se ha llegado a escribir que acabarían con el hambre en el mundo. El ejecutivo no es tan ambicioso, pero sí ve infinitas posibilidades en su aplicación. Por ejemplo, en materia de componentes: “Los propietarios de las grandes naves industriales deberían estar preocupados, en el futuro ya no se necesitarán grandes almacenes llenos de piezas casi idénticas”. Cuando la necesidad apriete se pulsará el print y listos.

También tiene aplicaciones más originales, cómo en el mundo de la vivienda e incluso en la alta cocina. “Seguro que en el Celler de Can Roca y este tipo de restaurantes ya trabajan para crear formas imposibles para el humano de manera automatizada”. El futuro puede estar en una impresora de chocolate para las creaciones de repostero Oriol Balaguer.

De momento, el camino es incipiente para Ricoh. En octubre presentó la primera impresora en 3D de la compañía. Un modelo equipado con materiales de alta calidad pensado para utilizarse en sectores como la automoción.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.