Las impresoras 3D aún están muy verdes, y te explicamos por qué

Cada día nos encontramos noticias en las que se elogia los grandes y numerosos avances de esta nueva tecnología, la impresión 3D, capaz de realizar cualquier tipo de objeto y en cuestión de pocos segundos.

Sin embargo, es bastante posible que se haya exagerado en exceso las prestaciones de esta tecnología, la cual, si bien tiene mucho potencial, aún se encuentra en una fase muy pero que muy primitiva.

Si hacemos una visita a cualquier establecimiento dedicado a la impresión en 3D, nos daremos cuenta que este tipo de tecnología no está ni mucho menos al alcance de todo el mundo, y si alguien visita este tipo de tiendas, es muy probable que salga decepcionado.

Se ha dicho en muchas ocasiones que este tipo de tiendas son algo así como una especie de empresa fotocopiadora, pero con la diferencia de que en lugar de escanear libros o imprimir folios, este tipo de compañías saca de sus impresoras auténticos objetos en tres dimensiones.

Y sí, hasta cierto punto es verdad, pero no todo el mundo tiene acceso a ello, y es que es totalmente imposible mandar a imprimir un objeto 3D si no se lleva al establecimiento el prototipo en un archivo que admitiese el formato 3D.

Así pues, todo aquel que pensaba que bastaba con dar unas indicaciones al empleado para mandar a imprimir una copia similar, o todo aquel que creyese que pudiese convertir fotografías de 2 dimensiones en objetos, se equivocaba por completo.

Por tanto, quien envíe objetos 3D a la impresora no sólo debe saber muy bien manejar este tipo de programas para crear objetos 3D, sino que además deberá tener muy en cuenta cada una de las partes del objeto a reproducir en tres dimensiones para evitar que la estructura caiga sobre su propio peso.

Este hecho, provoca que la utilización de la tecnología 3D se limite a un uso muy concreto y específico de la población, y no así a una amplia pluralidad como nos quieren hacer creer.

Por si fuera poco, la tecnología actual, al menos la que puede estar al alcance del usuario medio en tiendas como las ya mencionadas, no permite crear objetos en colores diferentes, sino que las figuras salen en un único color y posteriormente debe ser el usuario el encargado de pintarlas.

En cuanto al tema de precios, tampoco tenemos muy buenas noticias, y es que una de las cosas que nos hemos podido dar cuenta, es que este tipo de tecnología no ofrece un catálogo de precios concreto, sino que todo depende de la forma, el tamaño y la complejidad del producto a realizar.

Es por ello que hasta que no lleves el prototipo a imprimir, no podrás hacerte una idea de cuánto podría costarte, ni tan siquiera aproximadamente, lo cual es un grave perjuicio para la persona que realiza el boceto a imprimir, quien podría pasarse horas y horas de su tiempo realizándolo para posteriormente darse cuenta que su implantación es demasiado cara como para seguir adelante con la misma.

Es por tanto que, aunque creemos que las posibilidades de esta tecnología son muy prometedoras e interesantes, consideramos que aún debe evolucionar mucho para que los productos realizados puedan estar mucho más al alcance de la población media, y no así de la especializada, además de que pueda darse una información cuanto menos aproximada de lo que podría costar imprimir un objeto en cuestión.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.