¿Qué futuro nos aguarda en la impresión?

El COVID-19 ha sumido a muchas empresas en una parálisis. La mayoría ahora se enfoca en resistir o sobrevivir a la crisis para emerger intacta cuando llegue la nueva normalidad. Algunos de los cambios introducidos pueden ser permanentes, y muchas compañías continuarán fomentando entornos de trabajo flexibles. De hecho, Global Workplace Analytics prevé que el 25% de los trabajadores continúen trabajando desde casa.

Además de los obvios beneficios de sostenibilidad que supone que haya menos personas viajando diariamente, esto dejará algunas oficinas poco pobladas y podría llevar a muchas compañías a reducir el espacio de oficinas. Entonces, ¿qué papel desempeñará la impresora multifunción en este nuevo mundo, donde el trabajo remoto está acelerando aún más el cambio a las tecnologías digitales?

Como señala Quocirca, los humanos son animales sociales, no acostumbrados a distanciarse socialmente, incluso cuando trabajan de forma remota. Aunque el trabajo remoto puede aumentar la productividad, las distracciones y el aislamiento pueden ser una desventaja. Las interacciones personales pueden ser clave para mantener una cultura empresarial innovadora. En consecuencia, el lugar de trabajo tras el coronavirus será un modelo combinado de oficina y entornos de trabajo remotos. Se caracterizará por una nueva ola de tecnología sin contacto, como puertas automáticas, interruptores de luz manos libres, ascensores activados por voz y controles de temperatura.

La forma en que los jugadores de la industria de la impresión de oficina se adapten a esta nueva normalidad será fundamental para garantizar su supervivencia. La investigación de Quocirca sobre el impacto del COVID-19 revela que más del 75% de los ejecutivos de la industria de la impresión esperan que la crisis cause una disrupción significativa en el mercado. Los volúmenes de impresión ya han disminuido gravemente debido a que la mayoría de las oficinas están cerradas, y el 70% de los encuestados de la industria de la impresión han registrado una disminución significativa en los volúmenes de impresión entre sus clientes.

Dado que muchos trabajadores remotos no usan o no tienen acceso a las impresoras de la oficina desde el hogar, es probable que su preferencia por la colaboración digital continúe cuando regresen a la oficina. De hecho, casi el 80% de los ejecutivos de la industria gráfica ven la crisis como una oportunidad para innovar e introducir nuevos productos y servicios.

Mientras tanto, la pandemia puede significar el final de las oficinas de planta abierta, lo que podría conducir a un cambio a entornos de impresión más distribuidos lejos de las implementaciones de impresión centralizadas. Esto podría crear nuevos requisitos de las empresas para racionalizar su infraestructura de impresión. Del mismo modo, a medida que se incrementan los esfuerzos de transformación digital, hay oportunidades para aquellos proveedores que pueden pasar a nuevas ofertas de servicios de flujo de trabajo digital y en la nube.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.