Mitos en torno a las impresoras

Reutilizados u originales. Reciclar o desechar. Proceso de rendimiento. Estos conceptos son ambiguos o desconocidos para la mayoría de los usuarios de impresoras en la actualidad. Es la principal conclusión a la que llega un reciente estudio, encuesta en la que se revela que los consumidores europeos presentan unas nociones poco acertadas en torno a los consumibles que rodean a las impresoras.

En este sentido, hay quien ve que la desinformación que a día de hoy presentan los usuarios es producto de las alternativas que se están desarrollando en torno a los cartuchos de tinta originales, por lo que los principales fabricantes de impresoras se han encargado en los últimos tiempos de generar un debate en torno a la calidad de los consumibles compatibles.

Es por ello que, para contrarrestar este hecho, muchos de los fabricantes de cartuchos alternativos se han puesto manos a la obra, intentando desmitificar ciertas falsas creencias que existen sobre estos productos. Uno de ellos aborda el mito que se centra en pensar que a medida que el tóner de consumo se reduce, la calidad de impresión baja.

Una consecuencia que hace un tiempo pudo ser cierta porque resultaba eficiente extraer el consumible y agitarlo, de modo que con esta acción se mejoraba la calidad de las últimas impresiones. Por el contrario, en la actualidad se han desarrollado nuevos consumibles que garantizan la calidad de impresión de principio a fin del contenido del mismo.

Otro de los mitos respecto al tóner es pensar que no hay que sustituir el consumible en cuanto aparezca el mensaje de tóner bajo, ya que se están desperdiciando tanto tinta como dinero.  Un pensamiento que se contradice gracias al avance tecnológico, pues éste evita que se produzcan pérdidas de tinta. De hecho, los consumibles de hoy en día permiten mostrar la cantidad exacta de copias que le quedan al tóner por realizar.

En tercer lugar, para los fabricantes de dispositivos reutilizables existe la tendencia a malpensar que los mensajes que informan sobre el nivel de tóner son estándar. Una afirmación falsa pues, por el contrario, existen ya modelos que reparan en varias cuestiones como estas, ya sean los hábitos de consumo y capacidad de la impresora en relación con ellos. Una forma de adaptarse a las necesidades reales de los usuarios que aumenta la efectividad de los mismos hacia las marcas.

Asimismo, también hay quien tiende a pensar que el coste del tóner es inversamente proporcional al precio de la impresión por página. Una afirmación que tendría sentido si el precio de los consumibles se asociara a las copias totales que los mismos imprimen. No obstante, esta relación no se da, por lo que un precio más elevado no conlleva un mayor rendimiento del consumible.

Por último, otra de las falsas creencias que giran en torno a los consumibles es que no se puede calcular el número final de páginas que está permitido imprimir con el uso de un solo cartucho. Una creencia que se desmiente en la actualidad, pues a día de hoy se puede conocer, de forma adicional a los mensajes de envío de las impresoras, cuál es el nivel de tinta que presenta el toner.

De hecho, algunos modelos de impresión cuentan con un marcador que va contando hacia atrás y señalan el número total de copias que se pueden imprimir con el consumible que se utiliza en el momento de llevar a cabo la consulta.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.