Mantenimiento básico de una impresora láser

En la mayoría de casos nunca prestamos atención a nuestra impresora más que cuando se nos acaba el tóner y el papel; dejando completamente olvidada la impresora en si misma. Si queremos tener una impresiones con buena calidad aparte de usar un papel y un consumible adecuado, debemos mantener en perfecto estado la impresora. Básicamente el cuidado que debemos tener con ella es la limpieza, que este instalada en un entorno limpio hará que el láser y sus lentes no se ensucien lo cual, si sucediera,  provocaría una impresión clara en las hojas que por error nos haría pensar en que el consumible de tóner funciona mal o está prácticamente agotado. Aún así, aunque el entorno de trabajo sea limpio, por el funcionamiento normal la impresora se va ensuciando del polvo de tóner contenido en el cartucho; por lo cual en cualquier caso es recomendable limpiar el interior de la impresora con regularidad.

Ejemplo de impresión en impresora sucia

Las herramientas que necesitaremos son tan sencillas como:

  •    Guantes de látex
  •    Brocha mas o menos de 2 cms de anchura
  •    Aspirador
  •    Mascarilla (opcional según  nivel de suciedad de la impresora)
  •    Paño de algodón que no deje pelusas
  •    Alcohol

Limpiar una impresora laser, el fax, o la copiadora del tóner es muy sencillo. Antes de empezar la limpieza seguiremos unas normas de seguridad básicas:

  •   Asegurarnos que la impresora este apagada y el cable de alimentación desconectado.
  •   No haber impreso nada en los últimos 10 minutos ya que existe riesgo de quemaduras por parte del fusor de la impresora.

Una vez hemos hecho las comprobaciones anteriores procederemos a la limpieza del siguiente modo:

  • Retiramos la bandeja de alimentación del papel y todo los consumibles del interior de la impresora.
  • Con ayuda del aspirador y la brocha iremos barriendo el tóner y la suciedad interna que haya en el interior a la vez que  barremos la boca del aspirador estará justo al lado de  la brocha para ir recogiendo el tóner.
  • Una vez limpio todo el interior de la impresora con el aspirador, limpiaremos los contactos eléctricos con el paño humedecido en alcohol. Limpiaremos suavemente sin ejercer excesiva presión sobre ellos para no deformarlos.
  • Por último iremos al hueco que hemos dejado al retirar la bandeja de papel, en este hueco localizaremos un rodillo de goma, generalmente de color gris. Limpiaremos la goma de este rodillo con el paño humedecido en alcohol. Es importante limpiar este rodillo, ya que en caso de suciedad puede provocar atascos de papel o una fea mancha negra en la cabecera del papel.

Una vez hecho estos procesos instalaremos nuevamente los consumibles y la bandeja de papel, conectaremos la impresora y listo para imprimir. Esta operación tan sencilla es conveniente realizarla cada vez que agotamos un cartucho para que nuestras impresiones tengan la misma calidad que el primer día.

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.