Los problemas de utilizar un papel inadecuado o de mala calidad

Del mismo modo que seleccionamos en nuestra impresora la calidad que queremos en función de nuestras necesidades, es importante que el papel suministrado vaya en concordancia. Un soporte no adecuado implica problemas con la tinta o el tóner, mala legibilidad y, en términos generales, resultados muy por debajo de lo que una impresora moderna puede ofrecer.

El papel de mala calidad tiene normalmente un gramaje muy bajo, por lo que resulta demasiado delgado y puede causar problemas de enrollado u ondulado en las labores de impresión que acaben interrumpiendo el flujo de trabajo y faciliten los atascos de papel.

Las sombras en los caracteres impresos también son un problema habitual, ya que un papel de mala calidad no absorbe adecuadamente la tinta o el tóner. En algunos casos extremos, muy poco frecuentes pero reales, el papel puede llegar a no absorber en absoluto la impresión que se aplica sobre él, lo que deriva en un papel que no muestra una impresión sino solamente un manchado de tinta. También es posible que por la mala absorción aparezcan colores poco realistas e imprecisos que no consigan reflejar adecuadamente lo que queríamos imprimir.

Asimismo, un papel de mala calidad puede mostrar caracteres distorsionados, bordes o texto incompleto, colores claros, apagados y/o descoloridos, zonas poco claras o borrosas y manchas y sombras en la impresión, debido a una absorción deficiente del tóner o de la tinta. Si el papel no tiene una rigidez mínima no se mantendrá estable durante el proceso de impresión, lo que puede provocar que la imagen o el texto salgan torcidos.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.