Los mitos erróneos más comunes en torno a los consumibles de impresoras

Existen muchas  ideas erróneas que los consumidores poseemos acerca de los consumibles de impresoras láser, que revelan el escaso conocimiento que tenemos sobre este tipo de productos. Sin embargo, con un mayor conocimiento de las características de estos dispositivos y sus consumibles, los usuarios podemos tomar decisiones sobre los productos que compramos, obteniendo el mejor rendimiento de los mismos por el precio que pagamos.

A continuación os mostramos los errores más comunes  y algunas recomendaciones:

La calidad de impresión se reduce a medida que se vacía el tóner. Antiguamente, con muchos dispositivos láser sería normal que la calidad de impresión disminuyera, especialmente después de aparecer el mensaje “Tóner bajo”. Pero desde hace años, para garantizar una calidad de impresión continua, el polvo de tóner ha sufrido una serie de evoluciones en su proceso de fabricación ofreciendo una calidad de impresión más consistente,  para asegurar la óptima calidad desde la primera hasta la última página. Por si fuera poco, la tecnología que incluye es lo suficientemente inteligente como para dar a conocer el número exacto de páginas que aún se pueden imprimir con el tóner restante.

Cambiar de cartucho al aparecer el mensaje “tóner bajo” supone una pérdida de tóner. El sensor que indica la cantidad de tóner restante envía un mensaje de “tóner bajo”, conforme éste alcanza un punto concreto del depósito. Si el tóner se sustituye en este punto, puede originar pérdidas de tóner.

Esta afirmación no es fiable al 100% en todas las impresoras. Además de esta advertencia, cuando se agotan, los nuevos dispositivos muestran el número estimado de páginas restantes, asegurando que el usuario no sufra pérdidas de tóner.

Los mensajes de tóner bajo son estándar y no tienen en cuenta el comportamiento de mi propia impresión, tales como extensión, promedio de páginas… Algunas impresoras analizan los hábitos de impresión y utilizan esta información para calcular el número de páginas restantes que se pueden imprimir de forma más precisa. Esta tecnología ofrece a los usuarios un mayor control y, por lo tanto, un mayor valor de estos recursos.

Cuanto más caro es el tóner, mayor será el coste por página. Esta afirmación es falsa. En general, el coste por página es el resultado del precio de venta del cartucho, asociado con el número de páginas impresas. Por lo tanto, la capacidad de impresión indicada en la impresora a menudo aumenta de forma más que proporcional a su precio. En otras palabras, se puede decir que cuanto mayor sea el precio del cartucho de tóner para un tipo de impresora específico mayor capacidad de impresión tendrá y menor será el coste total por página.

No se puede calcular el número de páginas que se pueden imprimir. En el pasado esto ha sido así. Sin embargo, algunos de los últimos dispositivos de hoy en día identifican con mayor precisión los niveles de tóner. Algunas impresoras generan alertas de tóner bajo, así como una cuenta atrás que muestra el número de páginas que se pueden imprimir con los consumibles restantes.

Más información para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.