Las nuevas tecnologías reinventan la impresión

Impresión digital, personalizada y bajo demanda, interactividad de los productos gráficos con los medios on-line, web-to-print, electrónica impresa, impresión 3D… Son las últimas tendencias que están revolucionando el sector de la impresión. Traen consigo innovadores modelos de negocio y diversas posibilidades de reinventarse o reposicionarse para las más de 10.000 empresas gráficas de nuestro país. Hacerlo en tiempos de crisis y de cambios acelerados es más difícil, pero, a la vez, también más urgente.

Ayer sólo imprimían grandes cantidades de papel. Hoy, tienen que convertirse en proveedores de servicios de comunicación gráfica que siguen siendo especialistas del pliego, la hoja o la bobina pero que, además, son capaces de imprimir productos únicos bajo demanda sobre cualquier material, de usar plataformas de comercio electrónico para contactar con sus clientes y de buscar la máxima interactividad con las nuevas tecnologías.

La industria gráfica vive una auténtica reconversión a velocidad de vértigo, obligada a adaptarse al boom de los medios digitales, los nuevos hábitos de consumo y la crisis. Muchas empresas del sector han hecho de la necesidad virtud y están dando un giro a su modelo de negocio. De todo esto y más se ha hablado en la feria Graphispag Digital 2013, un salón donde hemos visto nuevos equipos de impresión digital, innovadores soportes, flujos de trabajo, software y aplicaciones gráficas de última generación, así como numerosos espacios de inspiración para descubrir los ámbitos donde la impresión tiene aún gran potencial de crecimiento.

El presidente de graphispag.digital, Rafael Farrés, nos ha recordado que: “el desarrollo futuro del sector no vendrá por el incremento de volumen de productos impresos, sino por el incremento de valor de esos productos”. Y más valor, añade, significa “ampliar la oferta de productos y servicios e interactuar con medios electrónicos gracias a tecnologías como la impresión bajo demanda, la impresión interactiva –códigos QR, realidad aumentada o etiquetas inteligentes– o el web-to-print”.

En esta línea, muchas empresas ya utilizan tecnologías híbridas, que combinan los sistemas tradicionales como el offset con la impresión digital para aumentar flexibilidad y reducir costes.

Otros se han decantado por la especialización (gran formato, packaging, impresión textil o la “impresión verde…) Y, mientras, aparecen en el horizonte negocios emergentes basados en la impresión digital sobre cualquier soporte, la impresión electrónica y la de objetos tridimensionales.

¿La impresión convencional tiene futuro?

Cualquier impresor que no reaccione y simplemente espere un repunte de la economía se llevará una sorpresa, ya que los volúmenes de producción perdidos nunca volverán. El declive de la impresión convencional persistirá a corto plazo por la desaceleración económica global que vivimos y a largo, por el impacto y la competencia de los medios digitales.

La impresión convencional seguirá disminuyendo cuando el producto impreso preste peor servicio que el digital, y se mantendrá o crecerá cuando aporte valor o no sea reemplazable, como el packaging o las etiquetas. Por eso, es recomendable buscar sinergias entre el producto impreso y el digital. Las empresas que sepan ofertar a los usuarios de las redes sociales la posibilidad de comunicarse también a través de productos impresos, podrán generar muchas impresiones desde los medios sociales. Y es que las tendencias en hábitos de consumo son claras: acceso, generación y disfrute de la comunicación desde dispositivos móviles, personalización y segmentación y mayor participación del usuario final en la creación y distribución de contenidos.

Ante esto, la necesidad de las empresas gráficas a adaptarse a los cambios parece evidente, aunque las dificultades para obtener la financiación necesaria también.

De la pantalla a la imprenta en un click

Y en esta coyuntura, las empresas del sector encuentran en Internet su mejor aliado para operar en un mercado global y contactar directamente con el usuario final. Implementar la tecnología web-to-print es una de las mejores formas de conseguirlo ya que conecta el departamento de producción con el usuario, que es quien decide el diseño de su producto gráfico, vuelca el contenido que quiere y encarga su impresión profesional.

Un ejemplo es Impresum.es que se pasó al web-to-print tras 10 años como imprenta tradicional offset. “Nos dimos cuenta que los procesos se eternizaban con el flujo de trabajo convencional”, explica Dani Matoses, responsable de atención al cliente. Optaron por adaptarse a los nuevos hábitos del consumidor y ofrecer un servicio a medida: “el usuario es el rey en internet y el que tiene el poder de decisión, nosotros sólo podemos recomendarle”. Impresum, además, añade un plus a su oferta de valor: el green printing. “Fomentamos al máximo el uso de papel reciclado, reducimos en lo posible los desechos y el consumo de energía, no utilizamos químicos en la preimpresión y solo usamos tintas de base vegetal”.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.