Funcionamiento de un cartucho de tóner

Hoy hablaremos del funcionamiento que sigue un cartucho de tóner desde que pulsamos la opción imprimir en nuestro ordenador. Esto nos será útil para comprender como se comporta cada componente del cartucho e interpretar que componente está fallando cuando vemos un defecto en una hoja impresa, especialmente es útil para aquellos usuarios que mas adelante se atrevan a poner en práctica sistemas de reciclaje en sus cartuchos de tóner, dando por tanto un paso mas allá de los kits de recarga.

1.0   – FORMACIÓN DE IMÁGENES

Hay un proceso de seis pasos para formar una imagen empleando la tecnología láser. Esta sección revisa ese proceso, al igual que define el proceso de la impresión básica láser

1.1 – Proceso de impresión básica

El proceso de impresión comienza con la generación de un haz de rayos láser iniciado por un diodo láser. El haz de rayos láser se envía por medio de espejos y lentes de enfoque a la superficie del tambor (también conocida como OPC). Esta área se convierte en una imagen eléctrica. El láser se apaga y se enciende intermitentemente al pasar por el tambor. La frecuencia del láser se llama puntos por pulgada o “dpi”, los cuales determinan la resolución de la impresora (ver el siguiente diagrama).

 

1.2 Las 6 etapas de la formación de imagen

Hay seis etapas en el proceso de formación de imágenes:

  1. Limpieza
  2. Acondicionamiento
  3. Grabación
  4. Revelado
  5. Transferencia
  6. Fusionado

1.2.1 – Limpieza

La primera etapa en el proceso de imagen, la limpieza, prepara al OPC para recibir la imagen. Esto se realiza en lo que llamamos deposito de residuos. En este deposito la lamina de limpieza (wiper blade) del OPC limpia la superficie del mismo de restos de tóner que haya podido quedar en una impresión anterior. La limpieza se produce en el momento en que el OPC está girando y fricciona con el wiper blade.

 

 1.2.2 – Acondicionamiento

En esta fase, la corona (P.C.R. Primary Charge Roller) se encarga de crear sobre la superficie del OPC una capa uniforme de cargas eléctricas, esto prepara al OPC para la siguiente fase.

 

1.2.3 – Grabación

En esta fase las cargas de valor negativo creadas por el PCR en la fase anterior son polarizadas por el láser. Estas cargas que el láser cambia de valor serán las encargadas de atraer el tóner y por tanto dibujar la imagen que vamos a imprimir sobre el papel.

En este momento si paramos el proceso de impresión y miramos la superficie del OPC no veríamos nada dibujado en él, sin embargo sobre parte de su superficie se ha creado una imagen (con cargas eléctricas) que posteriormente atraerán el tóner. Esta imagen creada sobre el OPC se llama imagen latente.

 

1.2.4 – Revelado

Durante el revelado, la imagen latente se convierte en una imagen visible. El rodillo revelador, que en algunos casos es un imán, esta recubierto de tóner, la capa que lo recubre es uniforme y homogénea gracias a la lamina dosificadora. Esta lamina además tiene la función de provocar que las partículas de tóner se carguen eléctricamente por la fricción que se genera. Cuando la imagen latente (cargas negativas) pasa por delante del rodillo revelador recubierto con tóner (cargas positivas) el tóner salta del rodillo revelador al OPC. Es en este momento cuando la imagen latente se convierte en imagen visible.

 

1.2.5 – Transferencia

En este punto la imagen del tóner en el tambor se transfiere a una hoja de papel. A medida que el papel se desliza por debajo del tambor OPC, va pasando por encima de la corona de transferencia (Transfer roller) de la impresora. Este corona aplica una carga positiva a la parte posterior de la página, atrayendo de ese modo el tóner del tambor hacia ella, pero entre medio del OPC y de la corona de transferencia esta nuestra hoja, con lo que el tóner acaba depositándose en el papel

1.2.6 – Fusión

La fusión, también conocida como la “fijación”, es la etapa en que el tóner queda permanentemente fijado al papel. El conjunto del fusionador (fuser) consta de un rodillo de aluminio con un recubrimiento de teflón, un rodillo de presión, un elemento calefactor, un termistor y un fusible térmico; en algunos casos también se incluirá una almohadilla de limpieza. Se coloca un elemento calefactor dentro del rodillo de aluminio. El rodillo se calienta hasta los 180ºC, siendo mantenido por el termistor y controlado mediante el fusible térmico. El segundo rodillo es una goma rígida, espumada, de silicona. Este rodillo aplica presión al rodillo de aluminio. El papel pasa entre ambos rodillos. El rodillo calentado funde las partículas de tóner mientras que el rodillo de presión comprime el tóner sobre la fibra del papel. Una fusión insuficiente se traducirá en una impresión levantada, en un desprendimiento del tóner, en una impresión clara, en imágenes falsas y a veces en un exceso de acumulación en la almohadilla de limpieza.

Para acabar con este punto veamos ahora toda la sección completa de un cartucho de tóner. En este diagrama veremos como interactúan y en que posición se encuentra cada una de las partes que forman un cartucho de tóner.

Hay que tener en cuenta que las 6 etapas del proceso pasan todas a la vez. Cada etapa se lleva a cabo en un área diferente del OPC. Y este ciclo de 6 etapas se repite aproximadamente 4 veces en cada hoja impresa

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.