Errores habituales con vinilo textil

Si eres profesional del vinilo textil y ya llevas tiempo en este mundo, coincidirás con nosotros en que es bastante fácil trabajar con él y conseguir buenos resultados. Sin embargo, cuando estás empezando, no resulta siempre tan sencillo y es habitual cometer fallos.

Pensando en aquellos de vosotros que queréis iniciaros en este sector, hemos redactado este post, donde vamos a comentar cuáles son los errores más frecuentes para que no caigáis en ellos:

• El vinilo textil se presenta con el transportador pegado de manera que deberás cortarlo del revés o, dicho en otras palabras, “en espejo”. Así, cuando coloques el vinilo sobre la tela para pegarlo, le darás la vuelta y el dibujo o las letras, quedarán perfectas, del derecho.
• Hay muchos principiantes que piensan que para planchar el vinilo textil podemos usar la plancha y la tabla de casa. Sin embargo, esa no es la mejor opción para el vinilo textil.

Es preferible utilizar una prensa térmica, no porque alcance más temperatura que la plancha doméstica, sino porque permite seleccionar los grados exactos que te interese aplicar, dependiendo de la tela sobre la que vayas a aplicar el vinilo, y ejercer la presión de manera uniforme por toda la tela.

Por otro lado, la tabla suele estar hecha de una rejilla metálica agujereada para que el vapor la traspase y no se moje. Esos orificios pueden marcarse en el vinilo.

Al mismo tiempo, las tablas no suelen ser muy estables ni se puede ejercer mucha fuerza sobre ellas. Para poder ejercer la presión idónea, es mejor que utilices una superficie lisa y rígida como una mesa. Para evitar que se dañe y conseguir un mejor apoyo, te aconsejamos poner un paño o tela vieja sobre la superficie que elijas.

Si no dispones aún de una prensa térmica y vas a usar la plancha de casa sobre una superficie sólida, es importante que ejerzas presión sobre el vinilo y contra la tela de la prenda. Hazlo por partes, dejando caer tu peso sobre el diseño y moviendo la plancha en círculos para que no se queden marcados los orificios de la salida del vapor.

Otro error que debes evitar es que dejes salir el vapor de la plancha ya que entorpecerá que el vinilo se pegue.

También debes vigilar el tiempo para que no se chamusque ni el vinilo ni la tela.

• Otro error frecuente es querer separar el transportador rápidamente. En realidad depende de cómo haya quedado el vinilo pegado. Si está bien adherido, se puede empezar a retirarlo cuidadosamente, por una esquina, asegurándonos de que no se despega en ningún momento.

Si has usado la plancha de casa, espera a que se enfríe un poco para no quemarte y que el vinilo se haya pegado bien.

Qué ocurre cuando os pasáis con la temperatura de la plancha y quemáis el vinilo.

En ese caso, al retirar el transportador con cuidado, os daréis cuenta de que no ha quedado bien porque:

• El diseño brilla en lugar de quedar mate (que es lo normal en los vinilos textiles sin efectos).
• Otras veces encoge y se pueden ver los restos del adhesivo por todo el contorno del diseño.
• El diseño no resulta limpio sino que los bordes se difuminan y quedan borrosos o se quema la parte central y salen unas manchas oscuras.
• Si se quema definitivamente, el vinilo se levanta y se forman burbujas.

Llegado este punto, no hay manera de resolver la situación y arreglarlo. Puedes intentar esperar a que se enfríe un poco antes de seguir quitando el transportador y que termine rasgándose. Pero el daño ya está hecho.

Para evitarlo, os recomendamos que sigáis fielmente las indicaciones del fabricante del vinilo si disponéis de una prensa térmica. Si por el contrario aún usáis una plancha doméstica, tened en cuenta que no ejerce presión de manera homogénea por todo el diseño, por lo que deberéis presionar fuertemente sobre el vinilo de manera intermitente, durante pequeños espacios de tiempo, para que el resultado sea el deseado.

Otro riesgo de la plancha doméstica es que os podéis pasar de temperatura muy fácilmente, mientras que con la prensa térmica seleccionamos los grados a los que queremos trabajar sin peligro de que quememos el vinilo. Para que no ocurra esto, regulad la plancha según el tipo de tela sobre la que fijareis el vinilo (Ej.: Sintéticos) y presionad sobre ella en intervalos de 5 – 10 segundos. En realidad, el tiempo dependerá de la plancha que estéis usando y del vinilo, es cuestión de ir probando con cuidado.

Por último, si vais a superponer distintas capas de vinilo textil, disminuid el tiempo de presión hasta la mitad y dejad que se enfríe ligeramente antes de aplicar la siguiente capa porque existe el peligro de quemar el vinilo.

No os asustéis ni os desaniméis si os pasa porque es muy habitual, sobre todo cuando se está empezando a trabajar con este material. Es cuestión de seguir insistiendo hasta que aprendáis a manejarlo.

De todos modos, en Ahorra en Tinta somos especialistas en vinilo textil, si tenéis cualquier consulta sobre este material o el mejor equipamiento para montar vuestro taller profesional, poneos en contacto con nosotros y os atenderemos personalmente.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.