Consejos para una impresión más ecológica

En muchas ocasiones, tanto en el trabajo como en casa, necesitamos imprimir documentos de nuestro ordenador: fotografías, facturas, contratos, apuntes… Pararnos un momento a pensar si es imprescindible imprimir cada vez que lo vamos a hacer y tener presentes unos cuantos consejos que os contamos en este post, puede conseguir que el uso de nuestra impresora sea más económico y más ecológico.

Recapacitar cómo y cuándo debemos imprimir un documento debería ser un ejercicio básico y elemental cada vez que ponemos en marcha la impresora de la oficina o de casa. Sólo con ese gesto evitaríamos gasto inútil de papel, tinta y energía. Repasar las funcionalidades que tiene la impresora que nos vamos a comprar debería ser otro, ya que algunas incorporan herramientas que te permiten economizar papel y tinta, y con eso, reducir el impacto personal que producimos en el medioambiente.

Hay algunos principios elementales que deberíamos poner en práctica siempre que tenemos una impresora, en casa o en la oficina, y que apenas cuesta esfuerzo cumplirlos:

  • No imprimas si no lo necesitas: correos, presentaciones o documentos, muchas veces van a la basura sin haber sido ni siquiera leídos porque acabamos gestionándolos mejor en nuestro propio ordenador.
  • Usa herramientas informáticas para corregir tus documentos: a veces imprimimos documentos para revisarlos y corregirlos a lápiz, poniendo notas o subrayando cosas importantes. Si utilizas funciones de programas informáticos como los de Office, esto no es necesario. Word, PowerPoint y Excel tienen opciones de subrayar, destacar, tachar o revisar, pudiendo mostrar u ocultar los cambios aplicados a los documentos.
  • Ten siempre cerca de la impresora una bandeja para depositar papel que puedas reutilizar. Cuando cuentes con un número de folios considerable, puedes agruparlos y graparlos en uno de los laterales. El resultado será una especie de cuaderno que podrás utilizar para tus notas y apuntes.
  • Al lado de la impresora debe haber una caja de reciclaje para depositar los papeles que ya no nos sirven. Si vuestra empresa no cuenta con un servicio de reciclaje o no tenéis cerca de casa un contenedor específico para ello, poneos de acuerdo y estableced turnos semanales para reciclar el papel generado.
  • Incluye en tu firma de mail alguna frase que recuerde a los receptores de tus correos que usen la impresora con responsabilidad: “no imprimas este mensaje si no es necesario. Cuida nuestro planeta”, o algo parecido. A veces, con este simple gesto, conseguimos disuadir de que se hagan impresiones innecesarias.

Una gestión ecológica y económica no consiste solamente en no imprimir, sino en que cuando lo hagamos, tengamos en cuenta algunas opciones de ahorro que nos ofrecen muchos modelos de impresoras del mercado y que ni siquiera sabemos que existen. Antes de dar al botón de imprimir, podemos ajustar determinadas opciones que ayudan a ahorrar papel y tinta:

  • Rentabiliza el papel: antes de imprimir, previsualiza cómo quedará la impresión en el folio. Vigila que los márgenes no sean muy anchos, que no hayas dejado espacios en blanco, que las imágenes y gráficos no sean más grandes de lo que necesitas o que la tipografía tenga tamaño para una cómoda lectura, pero que no se convierta en un motivo de desperdicio de papel. Sobre todo cuando las copias son para uso personal.

  • Usa tipografías ecológicas: existen algunos estudios sobre qué tipografías son más rentables para las impresiones en cuanto al gasto de tinta. Un detalle tan sencillo como este puede determinar, a largo plazo, que ahorres mucha tinta. Según los resultados de un estudio de la Universidad de Wisconsin, la tipografía más eficiente es la Century Ghotic, incluso por encima de la Ecofont, que presumía de ser el diseño tipográfico más ecológico (fue diseñada especialmente con ese fin). Según los resultados del experimento, usar Century Gothic puede significar un ahorro con respecto a fuentes más populares, como Arial o Comic Sans, de hasta un 30%. El ranking continúa con Times New Roman y Calibri. Arial resulta ser la fuente que requiere mayor cantidad de tinta en la impresión y, casualmente, una de las más utilizadas en los países europeos.
  • Configuraciones más responsables: cuando configuras una impresión, no solo debes tener en cuenta su maquetación en el papel, sino el gasto de tinta que genera, los colores que utilizas, etc. Muchas veces necesitas presentar documentos impecables en definición y calidad, pero otras tantas el uso que les vas a dar no te exige esas condiciones.
  • Ahorro predeterminado: muchas impresoras  incorporan una opción de impresión ecológica, al hacer uso de esa opción la impresora se configura directamente con parámetros predeterminados de ahorro de energía, , papel y tinta. Si hicieras un recuento de ahorro económico al final del año, lo notarías. Según un informe publicado por una conocida tienda online, ni el mejor vino, ni el perfume más sofisticado, ni la gasolina en la tercera crisis mundial del petróleo, no…, el líquido más caro del mundo es la tinta de impresora, con un precio aproximado de, atento, 4.000 euros por litro.
  • Imprime solo lo que ves: cuántas veces no te ha ocurrido que quieres pasar a papel una página web que te interesa o una noticia y, cuando le das a imprimir, comienzan a salir papeles y papeles con menús de navegación, botones de publicidad y demás imágenes inconexas entre las que ni siquiera encuentras lo que te interesaba sacar.

Más noticias para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.