Conceptos básicos sobre Imágenes Digitales

Los profesionales de la personalización textil necesitan manejar continuamente imágenes digitales. Por ello, sería recomendable tener claros los conceptos que se explican a continuación, ya son los cimientos básicos para entender cómo se guardan las imágenes y también para saber si su calidad es suficiente para imprimirlas al tamaño deseado.

Lo primero que hay que saber es que existen dos formatos bien diferenciados de imagen: vectorial y bitmap.

Formato Vectorial

Las imágenes se guardan como formas geométricas: líneas y curvas de cualquier tipo, pero también textos. Se generan en programas de diseño gráfico como Corel o Illustrator, nunca pueden ser fotos. Sus extensiones son las propias de estos programas: .cdr (Corel), .ai (Illustrator), .cmx,… aunque también hay formatos libres, no nativos (es decir, no asociados a ningún programa) como el .svg.

Su característica más interesante es que no pierden calidad cualquiera que sea el tamaño al que los escalemos (ampliemos), siempre se ven bien. Otra característica es que suelen ocupar poco espacio (si las comparamos con las bitmap).

Formato Bitmap o Raster

Las imágenes bitmap están formadas por puntos, que se llaman pixeles. Las imágenes que obtenemos con una cámara digital son de este tipo. El tamaño de la imagen se mide en la cantidad de pixeles verticales por pixeles horizontales. Pero la calidad con que vemos una imagen depende de los pixeles por centímetro a la que se nos muestra en la pantalla o el papel. Es por eso que una imagen de pocos pixeles no puede ampliarse mucho sin que se “pixele”. Es decir, que al contrario de lo que pasa con las imágenes vectoriales, no podemos ampliarlas indefinidamente sin que pierdan calidad.

Las extensiones de bitmaps más conocidas son .jpg .gif .bmp .tif .psd .cpt .tga. La mayoría no son nativos de un programa específico. Si queremos calidades altas, los ficheros serán necesariamente grandes. Algunos formatos solucionan en parte esto comprimiendo sus datos (.jpg, .gif).

Calidad Aceptable

Una vez explicado esto, vamos a explicar qué se puede considerar una calidad razonable para una imagen bitmap, especialmente para una impresión más o menos profesional. De las imágenes vectoriales no hace falta hacer esta explicación, porque se pueden ampliar indefinidamente sin que se pierda nada de la suya.

La medida ideal comúnmente aceptada para impresiones de calidad en papel son los 300ppp, que son 300 pixeles en cada pulgada (en pantalla de ordenador es suficiente con una calidad entre 72 y 96ppp, dependiendo del tamaño de pantalla). Si traducimos esos 300ppp a nuestro sistema decimal, equivaldría a unos 120p/cm. Para facilitarnos el cálculo mental rápido, podríamos redondear esa cifra a 100p/cm, pero teniendo en cuenta que en trabajos importantes habría que ajustar las cifras al valor real.

Con esta sencilla referencia de 100p/cm es muy fácil saber qué tamaño máximo podemos imprimir una imagen de, por ejemplo, 1200×800 pixeles: 12×8 cm (10×7 cm si ajustamos el cálculo).

Por tanto, es fácil ajustar la calidad de imagen de la calidad al tamaño en que luego querremos imprimir las fotos. O saber si la imagen que nos han pedido imprimir en una camiseta tiene calidad suficiente para el tamaño en que quieren que la imprimamos…

Transformar de un formato a otro

La siguiente pregunta que cualquiera se puede hacer es si es posible pasar de un formato a otro para aprovechar las ventajas que más le convengan.

Pasar de Vectorial a Bitmap es sencillo. Como el vectorial es escalable al tamaño que queramos, basta con elegir el tamaño y procesar la imagen con algún programa. Al fin y al cabo, todos los programas gráficos hacen este proceso cuando mandan una imagen a la impresora, ya que las impresoras sólo pueden imprimir bitmaps.

El proceso inverso, de Bitmap a Vectorial es mucho más complicado. En algunos casos, si se trata de imágenes complejas, casi imposible. Es necesario usar un programa que procesa la imagen Bitmap identificando los puntos que forman una línea o una curva para trazarla. Por eso se llaman Trazadores (Tracer). Se necesita un buen programa y algo de experiencia para conseguir buenos resultados.

En principio, es evidente que el segundo proceso sería el más interesante, pero desgraciadamente no es apto para principiantes. Es cuestión de practicar primero con formatos vectoriales y ganar la experiencia necesaria…

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.