¿Cómo realizar la limpieza del tóner?

Las impresoras láser funcionan con cartuchos de tóner, y progresivamente por su funcionamiento es posible que se derrame cierta cantidad de polvo del tóner dentro de la impresora. Esto puede generar manchas en la impresión u otros problemas más graves.

Limpiar una impresora láser no es difícil siempre que se utilicen las herramientas correctas y se tengan ciertas nociones básicas. En este post, vamos a explicaros cómo limpiar tu impresora láser de modo seguro y correcto.

Una advertencia inicial

Antes de comenzar, es importante señalar que el método de limpieza de impresoras láser que vamos a detallar a continuación, solo trata la limpieza más básica. Para resolver problemas complicados, si consideras que no eres capaz de manipular tu impresora o si la garantía de tu impresora pudiera quedar anulada debes ponerte en contacto con un técnico especializado o solicitar ayuda al servicio técnico oficial.

La seguridad es lo primero

Independientemente del modelo y del tamaño de impresora láser que tengas, todas ellas utilizan tóner. El tóner que tú manipulas es un cartucho pero su contenido es el que se puede derramar en el interior de la impresora: se trata de finas partículas de polvo negro o de colores.

Durante la limpieza de una impresora láser, hay que evitar que el tóner penetre en los pulmones o entre en contacto con la piel. Y en este post, os ofrecemos consejos para reducir la posibilidad de que esto suceda.

Las partículas de tóner son tan diminutas y ligeras que podrían tardar hasta 15 minutos en depositarse en el suelo, si entran en contacto con el aire por efecto de un ventilador o aire acondicionado. Para no inhalar partículas de tóner, es recomendable mantener la zona de limpieza sin ningún tipo de corriente de aire y salir de la habitación durante unos minutos inmediatamente después de realizar la limpieza. Al volver a entrar en la habitación, abre las ventanas y utiliza la aspiradora para limpiar cualquier posible resto de tóner en el suelo o en la mesa.

Otra advertencia importante es que debes evitar tocar el rodillo fusor, porque durante el funcionamiento de la impresora alcanza temperaturas muy elevadas y podría provocar quemaduras. Como precaución, te recomendamos que dejes la impresora apagada durante al menos una hora antes de proceder a su limpieza.

Por supuesto, la impresora debe estar desenchufada de la toma de corriente antes de limpiarla.

Herramientas necesarias

Para limpiar una impresora láser necesitarás:

Un aspirador de tóner que lleva incorporado un filtro especial para atrapar las partículas minúsculas de tóner. Aunque si no quieres invertir en un aspirador especial, también existe un filtro específico para tóner que posiblemente puedas incorporar a tu aspirador doméstico siempre que tenga suficiente potencia. No debes utilizar un aspirador doméstico sin filtro porque te arriesgas a que el polvo del tóner sea lanzado al aire.

Una bayeta atrapa tóner, se trata de un paño desechable especial que atrapa las partículas de tóner por electricidad estática.

Una mascarilla para evitar que el tóner penetre en la garganta y los pulmones. Se puede utilizar una mascarilla similar a las que se usan para pintar o lijar.

Alcohol isopropílico que después de su aplicación se evapora por completo sin dejar residuos.

Un pincel fino que se utilizará para extraer el tóner de pequeñas ranuras. Debido a que alguna cerda del pincel podría caer durante la limpieza, es recomendable tirar de las cerdas antes de comenzar para desechar aquellas que están sueltas.

Unos guantes de látex que deben quedar perfectamente ajustados a las manos para mantener  el máximo de sensibilidad en la piel.

El proceso de limpieza

Cuando dispongamos de todas las herramientas indicadas, es momento de desenchufar la impresora láser, dejarla reposar durante una hora para que se enfríe y realizar estos pasos:

  • Ponte la mascarilla y los guantes.
  • Abre la impresora y extrae el/los cartucho/s de tóner con precaución.
  • Utiliza la bayeta para limpiar el/los cartucho/s de tóner y déjalos a un lado sobre otra bayeta.
  • Utiliza el aspirador de tóner para eliminar los restos de tóner del interior de la impresora, evitando que la boquilla de la aspiradora entre en contacto con las piezas internas de la impresora.
  • Utiliza el pincel para extraer partículas de tóner de cualquier ranura, con movimientos suaves y utilizando la aspiradora para eliminarlos.
  • Muchas impresoras láser utilizan cables muy finos que se denominan filamentos corona y que están a la vista. Si tu impresora tiene este tipo de cables, no los debes limpiar con la aspiradora y tampoco con el pincel. Utiliza un algodón mojado en alcohol isopropílico y limpia estos cables a lo largo y con precaución. También debes limpiar la parte inferior de los cables y sin aplicar presión.
  • Vuelve a colocar el/los cartucho/s de tóner, cierra la impresora y conecta el cable de alimentación. La impresora ya está lista para su uso.

Si eres un manitas y tu inversión en una o varias impresoras láser ha sido importante, quizás decidas aprender a realizar correctamente la limpieza del interior de tu impresora, y en ese caso estas indicaciones pueden ser muy útiles. Pero recuerda: si no te consideras capacitado, acude al servicio técnico.

Para estar a la última de todo lo relacionado con el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.