Cómo elegir plancha térmica 1

La sublimación y el personalizado, sin una prensa o plancha térmica es como un lápiz sin punta: no tiene sentido. Su importancia es amplia, ya que esta maquinaria es la encargada de controlar y transmitir uniformemente temperatura y presión durante un determinado tiempo. Una plancha térmica, si se adquiere de calidad, además de ofrecer los mejores resultados, su duración será larga.

Existen muchos tipos y tamaños de planchas, dependiendo de los productos a transferir.Podemos encontrar planchas planas, para tazas, para gorras, mixtas o combos, etc. Hoy veremos las planchas planas y en un siguiente post el resto.

Planchas planas

Las planchas planas cuentan con un plato inferior protegido por una almohadilla de silicona que sirve de soporte y sustento del objeto a sublimar y el plato superior o plato caliente que es el que aplica calor.

Aunque lo anterior es común a todas las planchas planas, podemos encontrar modelos con diferencias en cuanto a su accionamiento, la forma de apertura del plato caliente, su tamaño, así como los mecanismos de regulación. Todo ello lo vemos a continuación.

• Accionamiento

Atendiendo al modo de accionamiento podemos encontrarnos con las planchas más económicas de accionamiento manual en las que el operario tiene que estar pendiente en todo momento de la apertura y cierre. Esta solución es adecuada para gente que empieza y no tiene claro la demanda prevista. La presión de cierre se regula manualmente, por lo que tenemos un control aproximado de la misma.
Las planchas manuales son los modelos de entrada al mundo de la sublimación, con un coste menor que las neumáticas, son adecuadas para bajo volumen de trabajo. La elección de un modelo profesional que permita una correcta elección de tiempos y temperaturas es fundamental, sobre todo para transfer láser y vinilos textiles. Para sublimación y tamaños pequeños, la elección es menos exigente.
Otra variante son las planchas electromagnéticas que cuentan con un mecanismo electromagnético de apertura, como las manuales, el operador tiene que cerrarlas, pero una vez terminado el tiempo programado, su apertura es autónoma, liberando al operador de su atención.

La variante más productiva y profesional es la plancha de accionamiento neumático o plancha neumática. Realizan la apertura y cierre del plato automáticamente mediante la fuerza neumática ejercida por un compresor (que normalmente se adquiere independientemente). El ajuste de presión es regulable, para ello disponen de manómetro que permiten saber con exactitud la presión de trabajo medida en PSI (unidad de presión básica que equivale a una libra fuerza por pulgada cuadrada). Este tipo de plancha permite al operario desatender la máquina al terminar la transferencia además de poder realizar transferencias más predecibles.

Las planchas transfer neumáticas se caracterizan por poder asumir una gran carga de trabajo. Son más cómodas de utilizar que las manuales ya que ejercen la presión mediante un mecanismo automático alimentado por un compresor que inyecta aire comprimido, imprescindible para su funcionamiento. La plancha transfer neumática es la opción indudable para un entorno profesional que requiera un volumen de trabajo elevado.

• Modo de Apertura

Dentro de las planchas planas tenemos, según la forma de apertura de sus platos, las de tipo sandwich, llamadas así por la semejanza de su apertura con las sandwicheras. Este tipo es el empleado en las planchas más sencillas y económicas, tiene como desventaja la mayor dificultad para manipular el plato inferior a la hora de colocar los productos a transferir, ya que su apertura es limitada.
En las planchas planas de apertura giratoria, el plato caliente se desplaza lateralmente facilitando el trabajo y posicionamiento de los transfer. Son muy recomendables para transferencias a textil, camisetas, cojines, etc.

Las planchas tipo vertical, tienen este nombre porque el plato caliente baja en vertical, y el plato que se desplaza hacia fuera, como si fuese un cajón, es el plato inferior. Esto nos facilita la colocación de objetos y transfers.

Algunos modelos cuentan con doble plato inferior lo que permite dar soporte a objetos mayores sin riesgo de movimientos o ir planchando en un plato mientras colocamos la prenda en el otro alcanzando mayor productividad.

• Tamaños de plato

El tamaño del plato caliente condiciona muy mucho posteriormente el tipo de trabajos que podemos realizar, tanto en sublimación como en aplicación de transfer y vinilos. Los tamaños más usuales en planchas planas son 38x38cm perfecto para gente que empieza con una impresora de sublimación A4 o transfers láser o inkjet en ese tamaño. Luego pasamos a las de plato 40x50cm ideales para sublimar objetos en A3, puzzles grandes, cojines de 40x40cm, azulejos grandes y todo tipo de textil, camisetas… También son adecuadas para aplicar transfers láser y chromablast hasta A3 y para vinilo textil, número de equipaciones, etc. Las planchas de 40x60cm son una variante de la anterior. El modelo de plato pequeño de 23x30cm son más apropiados para aquellos usuarios que sólo trabajen la aplicación de escudos y objetos planos de poco tamaño como llaveros, pequeños puzzles, imanes personalizados, etc. Las planchas de gran formato con platos mayores 80×100 y 100x120cm son todas de accionamiento neumático ya que aplicar una presión homogénea en la superficie de un plato grande manualmente es difícil, por no decir imposible.

• Otras características

Otras diferencias importantes entre modelos son la inclusión de temporizador y termostatos digitales para un preciso control de temperatura y tiempo, o el empleo de mandos analógicos en modelos más económicos. El recubrimiento de teflón en el plato de calor también es una cualidad interesante así como que tengan en opción distintas configuraciones de platos de calor, con ellos podemos transferir calzado, o zonas más difíciles si empleamos un plato grande.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.