Cómo crear o elegir el perfil ICC de impresión

Un perfil ICC es un retrato del comportamiento de una máquina de impresión con un papel, tintas, lineatura y generación del negro determinados. Por eso, para poder usar un perfil ICC es indispensable que  las condiciones de impresión sean estables.

Si un impresor tiene la máquina en unas condiciones de funcionamiento fijas y es quien crea las separaciones para esas condiciones de impresión (es decir, tiene control sobre la pre- impresión y las separaciones), tiene sentido crear o elegir perfiles de color para cada tipo de papel.

Si un impresor modifica las condiciones de funcionamiento de la imprenta cada vez que debe imprimir para así poder compensar las distintas separaciones (es decir, no tiene control sobre la pre-impresión y las separaciones), el concepto de perfil no es aplicable.

Por eso, el requisito indispensable para el uso perfiles de color en la impresión profesional es que las condiciones de impresión se ajusten a unas condiciones estables dentro de un margen de tolerancia fijado.

Perfilar el dispositivo de impresión

Con un dispositivo de impresión cuyas condiciones de funcionamiento sean estables, es posible actuar de dos formas:

  • Funcionamiento óptimo. Se busca que la máquina dé el máximo de sus prestaciones (por ejemplo, su rango máximo de colores). Sin embargo, estas condiciones de funcionamiento no responden a ninguna norma internacional y los intercambios de información son más complejos.
  • Funcionamiento estandarizado. Se busca que la máquina dé unas prestaciones que se atengan a las normas internacionales. Aunque no se obtendrán las prestaciones máximas del aparato, se tendrá la ventaja de la estandarización.

En cualquier caso, la creación del perfil ICC tiene estos pasos:

Imprimir sobre un tipo de papel concreto un patrón de referencia. El patrón aconsejado y más utilizado hoy día es el ECI 2002.

 

Se eligen diez o veinte hojas con el patrón impreso. Si la máquina no es excepcionalmente uniforme en su funcionamiento, deben elegirse de toda la tirada. Si la máquina es excepcionalmente estable, será mejor elegir las hojas que hayan salido óptimas.

Medición de los valores del patrón de referencia impreso mediante un espectrofotómetro.

 

Crear el perfil mediante algún programa como  Profilemaker. En esta fase se indican los límites totales de tinta (que se establecen en la puesta a punto de las condiciones óptimas o estandarizadas) y la generación del negro. Conviene hacer varios perfiles con diversos valores de generación del negro. Cuando se vayan a usar, se escogerá el perfil más adecuado para cada caso particular.

Mas trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones,  en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.