Barnizado UV

A la hora de evaluar los distintos servicios de impresión son muchos los impresores que se detienen a pensar en el acabado que tendrá su material. Y es que, más allá del formato de impresión y el tipo de impresión que vamos a utilizar, el acabado también juega un papel crucial a la hora de determinar la calidad final de tu trabajo. Con esto en mente, son muchos los que se plantean el barnizado UV; pero, en qué consiste este popular acabado de impresión.

¿Qué es el barnizado UV?

La forma más sencilla de explicar el efecto (que no el proceso) del barnizado UV es comparándolo con la plastificación. En este sentido, el barnizado tiene el objetivo de resaltar las cualidades de tu material, a la vez que lo protege contra la degradación causada por los elementos.

Pero; ¿en qué consiste el proceso de barnizado UV? Resumiéndolo, el proceso consiste en un compuesto líquido que es aplicado directamente sobre el papel y secado de forma muy rápida a través de un tratamiento con luz ultravioleta (de ahí el nombre).

En este sentido, el mecanismo de formación de la película en el barniz se realiza a través de un enlace químico cuando el compuesto se pone en contacto con los rayos ultravioletas. En el caso de que se busque un acabado con el máximo brillo, entonces el barniz ha de pasar por una fase de sedación antes de entrar en contacto con los rayos.

El grosor y el índice de reflexión de la capa de barniz puede variar en función de la aplicación, sin embargo un alto brillo, gran color y un efecto mate son elementos distintivos de este tipo de barnizado.

¿Para qué se usa el barnizado UV?

Prácticamente cualquier material de impresión puede tener un acabado de barniz UV. Sin embargo, vale la pena resaltar que este tipo de acabado de impresión suele funcionar mejor sobre un papel grueso. De este modo, las tarjetas de presentación, folletos promocionales, volantes, tapas de los catálogos y menús de restaurantes, por ejemplo, son candidatos ideales para el barnizado UV.

¿Cuáles son las ventajas del barnizado UV?

La lista de ventajas es larga de cara a la impresión comercial; pero si nos limitamos a las más importantes, tenemos las siguientes: mayor brillo, rápido secado una vez que se aplican los rayos UV, acabados de gran nivel, resistente al agua, la grasa y la suciedad, mayor durabilidad del material, precio muy asequible.

De este modo resulta raro que alguien no opte por este tipo de acabado. Principalmente por el sencillo hecho de que es un proceso barato y protege tu material de la corrosión, consiguiendo así una mayor rentabilidad sobre tu inversión a largo plazo.

¿Qué es el barniz UV selectivo?

Otra opción que muchos clientes consideran, sobre todo de cara a la creación de tarjetas de visita es el barniz UV selectivo, también conocido como el barniz UV localizado. Básicamente, se trata del mismo proceso que el barnizado UV general; solo que, en lugar de colocar una capa de barniz sobre todo el material, se coloca una capa sobre una sección concreta. Así puedes, por ejemplo, hacer un relieve, hacer que tu nombre brille gracias al barniz UV y en general producir una impresión más profesional y destacada.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.