3 servicios de Cloud Computing

Con frecuencia hemos hablado de las inmensas posibilidades de imprimir desde la nube gracias a aplicaciones como Brother iPrint&Scan, Google Cloud Print, AirPrint, etc. Ahora, ¿qué es y cómo funciona la famosa nube? ¿Sabrías explicarlo? Nosotros vamos a intentarlo por ti.

El Cloud Computing significa acceder a una serie de servicios a través de Internet. Es decir, lo que realizas habitualmente, día tras día: subir una foto al Dropbox, un documento en Word al Sky Drive, o bien una canción al iCloud. Todo eso es Cloud Computing, la famosa nube. Lo podemos hacer en cualquier lugar con una conexión a Internet y un dispositivo móvil u ordenador a nuestro alcance.

Sin embargo, cuando hablamos de Cloud Computing hemos de tener en cuenta que podemos elegir entre tres modelos de servicio para sacar más partido del mismo, SaaS, PaaS e IaaS, cada uno de ellos con sus propias características y particularidades.

• SaaS: o lo que es lo mismo, Software as a Service. ¿Qué quiere decir? Que si queremos utilizar un programa determinado no tenemos porqué adquirirlo. Por ejemplo, mediante una suscripción on line podemos acceder a él cuando lo necesitemos.

¿Qué ventajas ofrece este modelo? Sólo pagaremos por el uso de un programa si lo vamos a utilizar de una manera puntual, y ya que la herramienta no está instalada en ningún punto, podemos acceder a ella estemos donde estemos.

 

Un buen ejemplo de este modelo de servicio es un gestor de contenidos o CMS, como puede ser el caso de WordPress, o el mismo YouTube. Herramientas que nos permite aprovechar sus servicios en cualquier momento, bien de manera gratuita, bien pagando una cantidad. Según lo que precisemos.

• El segundo modelo es PaaS, acrónimo de Platform as a Service. Para no complicarnos la vida, diremos que es el mismo modelo que SaaS pero aplicado al hardware.  O lo que es lo mismo, si por ejemplo necesitamos un servidor para alojar una página web pero no disponemos de dinero o no nos interesa comprarlo, pagamos por el uso que hagamos del equipo en cuestión.

 

Así, las ventajas son similares a las que obtenemos con el modelo SaaS. Además, de esta manera controlamos el gasto que hagamos en los equipos que necesitemos para realizar cualquier trabajo, sin necesidad de invertir en hardware que después no vamos a utilizar.

Ejemplos de este modelo hay muchos y diversos  en nuestra vida diaria. Por citar algunos de los más habituales, destacan Google App Engine, que permite crear y alojar aplicaciones en los mismos sistemas con los que funcionan las aplicaciones de Google, o algunos servicios de Amazon.

• Por último, en la modalidad IaaS, o Infraestructure as a Service, pagamos por disfrutar de determinados servicios de infraestructuras que utilizamos puntualmente, tales como espacio en una base de datos para almacenar clientes, o bien en un disco duro virtual, etc. Un modelo ideal si lo que buscamos es ahorrar recursos y costes, pues contratamos únicamente lo que necesitamos, y que podemos aumentar o reducir según nuestros requerimientos puntuales. Estos servicios son mucho más profesionales, por lo que a lo mejor no nos resultan muy conocidos: EC2 de Amazon y Azure, de Microsoft.

 

¿Qué modelo es mejor? No hay uno mejor que otro; todo depende de nuestras necesidades, pero con ellos sólo gastaremos en lo imprescindible, en aquello que necesitemos en cada momento.

Mas trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones,  en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.