¿Por qué una plancha transfer profesional y no una plancha doméstica?

Muchas de las técnicas de personalización que ofrecemos en Ahorra en Tinta requieren el uso de una plancha transfer en algún momento del proceso de aplicación. A la hora de estampar algún objeto o prenda, es necesario aplicar calor para que se produzca la transferencia o para realizar la curación de las tintas.

Inicialmente es posible que pienses en utilizar una plancha doméstica, pero es importante entender por qué una plancha doméstica no puede realizar la misma función que una plancha transfer profesional. En este post analizamos porqué es imprescindible utilizar una plancha transfer profesional.

Independientemente de la técnica de personalización que estés utilizando (sublimación, papel transfer, diseño transfer serigráfico, vinilo textil, impresión digital directa, serigrafía, etc.), las instrucciones de aplicación del fabricante te indicarán de qué modo debes planchar el artículo. En estas instrucciones generalmente observarás 3 parámetros de ajuste de la plancha transfer: temperatura, tiempo y presión.

• Debes calentar la plancha a la temperatura indicada y planchar el artículo a esta temperatura.
• El planchado debe realizarse durante un intervalo de tiempo determinado en segundos, que también debes cumplir estrictamente.
• El planchado se debe realizar a la presión indicada. Generalmente este valor se indica como presión baja, media o alta o en un valor de 0-6 kg.

¿Qué consigues con una plancha transfer profesional?

• Temperatura homogénea en toda la superficie de estampación: El plato térmico de la plancha consigue mantener la misma temperatura programada de modo homogéneo y continuo. En una plancha doméstica es posible que en los bordes de la suela de la plancha la temperatura sea más baja que en el centro, y suelen funcionar con un mecanismo que enciende y apaga la función térmica para mantener la temperatura seleccionada produciéndose pequeñas desviaciones respecto a la temperatura seleccionada.
• Presión correcta en toda la superficie de estampación, lo que te asegura un resultado homogéneo.
• En el caso de planchas digitales puedes conseguir ajustar y controlar estas variables de modo sencillo.

¿Qué problemas tienes si utilizas una plancha doméstica en la personalización?

• El tamaño de la base de la plancha te obliga a trabajar por secciones.
• No es posible controlar la presión porque deberías estar presionando la plancha manualmente.
• Inconsistencia en la temperatura porque se activa por secciones.
• Si accidentalmente pulsas la función de vapor sería perjudicial para cualquier técnica de personalización porque te interesa el calor seco.

Si añades la personalización a tu negocio es importante que utilices productos profesionales porque conseguirás marcajes más profesionales y duraderos. Para ello deberás seguir estrictamente las instrucciones de aplicación del fabricante y utilizar una plancha transfer profesional. No es posible utilizar una plancha doméstica

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.