Limpieza profunda cabezales de impresión Epson

En el blog de hoy os mostraremos como realizar una limpieza de cabezales en una impresora de tinta EPSON ; en la cual, la utilidad de limpieza de la propia impresora no es suficiente o no da el resultado deseado.

El material necesario es el siguiente:

  • Guantes de látex
  • Un par de recipientes de plástico
  • Jeringas (una para cada color obstruido)
  • Tubo flexible que se adapte a las jeringas
  • Liquido limpiador, dependiendo del tipo de tinta (pigmentada, solvente, sublimación, …) que emplee nuestra impresora será uno u otro. Ver: http://www.ahorraentinta.com/categoria_producto/liquido-limpiador/

El proceso es el siguiente:

Situamos el carro de la impresora en la zona de cambio de cartuchos. Para ello entraremos en preferencias de impresión>utilidades, pulsaremos cambio de cartuchos, pulsaremos siguiente, como si fuéramos a cambiar los cartuchos. El carro se moverá a la zona de cambio.

Una vez en la zona de cambio de cartuchos, quitaremos la acometida de corriente y sacaremos los cartuchos.


Antes de iniciar la limpieza vamos a mostrar el cabezal completo de una impresora Epson, que ha sido desmontado (VOSOTROS  NO DEBEIS DESMONTAR NADA, LAS IMÁGENES SON SOLO INFORMATIVAS PARA QUE SEPAMOS QUÉ ESTAMOS MANEJANDO EXACTAMENTE)

El número de boquillas puede variar según el modelo, así como la parte eléctrica, pero el diseño de la boquilla es común a la mayoría de impresoras Epson:

Aunque se podría desmontar este elemento de la impresora para realizar la limpieza fuera de la máquina, no lo recomendamos a no ser que se domine el tema.

El proceso de limpieza se trata de acoplar un tubo flexible a estas boquillas, de forma que quede totalmente ajustado y con sujeción suficiente para absorber e inyectar líquido limpiador a través de los orificios de la boquilla.

Preparación recipientes

Es conveniente poner en un recipiente un poco de líquido limpiador para no contaminar de color toda la botella. También tendremos otro recipiente para el líquido de desecho.


Acoplamos el tubo flexible a la boquilla del color que tiene problemas y realizaremos una succión para sacar toda la tinta y elementos sólidos del interior. Es conveniente proteger los contactos, para evitar que puedan mojarse o golpearse.


Esta tinta la tiraremos al recipiente de tinta de desecho. Cogemos con otra jeringa liquido limpiador (3-4 ml) y la inyectamos a través de la boquilla

Notaremos que le cuesta pasar por el inyector, tener en cuenta que el líquido pasa muy poco a poco porque los agujeros son muy pequeños, mantener un cierta presión (no excesiva, si no puede saltar el tubo) durante un cierto tiempo. Cuando se haya introducido la mayor parte de tinta, realizaremos repetidamente succiones-inyecciones (4-5) realizando un bombeo, finalmente realizaremos una succión total y tiraremos al recipiente de desecho este resto.

Esta operación se repite entre 2-3 veces.

Para cabezales muy obturados, o que con este procedimiento no ha sido suficiente, se puede mejorar la eficacia del líquido:

  • Calentando el líquido limpiador (40-50 grados), (dejándolo encima del radiador o calentándolo con agua caliente)
  • Dejando el líquido actuar en el cabezal varias horas

CUANDO CAMBIEMOS DE COLOR DE INYECTOR CAMBIAREMOS LA JERINGA Y EL TUBO A UNOS LIMPIOS. NO DEBEN MEZCLARSE LOS COLORES.

Una vez creemos que ya tenemos limpio cada uno de los inyectores, colocamos nuevamente los cartuchos, conectamos el cable de corriente y realizaremos un par de limpiezas a través del software de la impresora para sacar aire de los inyectores y probaremos la mejoría en la impresión del color que hemos realizado la limpieza de cabezal. Un test de impresión nos mostrará la mejora.

Más utilidades para el ahorro de tinta y  tóner en tus impresiones, pincha  en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.