Consumo de tinta en las limpiezas de cabezales

Es frecuente que en las impresoras de tinta presenten problemas de obturación de los cabezales de impresión, sobre todo después de largos periodos de inactividad de la impresora como es el verano. Entonces aparecen estos temidos problemas conocidos en las impresoras de tinta:

Y es que el problema de cabezales taponados es un mal endémico de las impresoras de chorro de tinta que hemos dejado olvidadas en el tiempo o a las que les damos muy poco uso.

Algunos fabricantes como Brother tratan de poner solución a este tipo de problemas, ya que sus impresoras realizan unas auto-limpiezas programadas para que esto no suceda. Pero si tenemos la impresora completamente apagada u olvidada durante una larga temporada, no nos escaparemos en algún momento de las temidas rayas o defectos de impresión.

Es en ese momento, cuando acudimos al proceso de limpieza de cabezales que traen nuestras impresoras en la sección herramientas, (bien desde los propios menús en el display de las impresoras o mediante el driver accediendo a las propiedades de la misma):

Pero como podemos leer en la imagen: “Limpie el cabezal sólo si aparecen zonas tenues o blancas en su impresión, pues la limpieza consume tinta.”, y es que tenemos que tener claro que el proceso de limpieza de cabezales, para entenderlo de una forma sencilla: “sólo trata de disolver tinta con tinta”

¿Y cuanta tinta consumen las limpiezas?, pues dependerá del fabricante, modelo de impresora, el tipo de limpieza que estemos realizando (normal o profunda), pero el hecho es que consumen bastante tinta. “Hemos visto cartuchos nuevos, agotados por completo tras 6 u 8 limpiezas”.

Si te surgen estos defectos de impresión, nosotros aconsejamos realizar una limpieza de cabezales, esperar 20 minutos, realizar un test de impresión y si no ha mejorado la calidad de impresión, realizar una segunda limpieza de cabezales, esperar otros 20 minutos, realizar otro test y si la cosa no mejora repetir el proceso pasadas 24 horas. Conseguiremos mayor efectividad que si le realizamos 4 o 5 limpiezas seguidas, con el consiguiente ahorro de tinta.

El mejor remedio es la prevención. Aconsejamos realizar al menos una impresión cada 20-30 días en la que aparezcan el color negro y los 3 colores básicos (cían, amarillo y magenta) para evitar que los cabezales lleguen a obturarse.

Tenemos que tomar la precaución de realizar siempre estas limpiezas de cabezales con cartuchos de tinta “frescos” (esto es que lleven menos de 6 meses instalados en la impresora). Ya que si la tinta del cartucho no está en buen estado, en vez de mejorar el resultado con la limpieza, todavía podemos empeorar el problema.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en tus impresiones pincha en Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.