Cinco trucos para mantener tu impresora de tinta

Hoy os presentamos unos consejos para mantener nuestros equipos de tinta en perfecto estado.

La limpieza es lo más importante

Puede parecer evidente, pero, para una impresora de inyección de tinta, estar en un entorno limpio es fundamental. El polvo y la pelusa son los peores enemigos de los mecanismo internos y del cabezal. Por ello, recomendamos colocar una funda sobre la impresora mientras no la estemos utilizando, lo que nos ahorrará muchos problemas.

Cuidado con el papel que utilizas

Puede parecer una leyenda urbana, pero no lo es. Lo papeles de muy baja calidad, y especialmente los reciclados menos tratados, tienden a desprender trazas de celulosa que terminan por deteriorar las gomas de arrastre y ensuciar el cabezal o los mecanismos internos. Por ello, es recomendable utilizar papel que sea de cierta calidad. Y si lo reutilizamos, deberemos asegurarnos que no tiene dobleces o desperfectos en las esquinas. Esto no ahorrará muchos atascos.

Usa cartuchos de buena calidad

Otro consejo que muchos consideran una leyenda urbana, pero que está plenamente vigente. No todos los cartuchos reciclados son iguales y, mientras que unos cumplirán su cometido sin problemas, otros no estarán debidamente reacondicionados o rellenados con tinta de calidad, lo que repercute en una baja calidad de la impresión o en colores poco fieles a los originales. Por ello, nuestra recomendación es asegurarte que los reciclados o recargas que uses sean de una contrastada calidad.

Respeta los ciclos de apagado/encendido

Cuando apagamos o encendemos una impresora de inyección de tinta, las tintas realizan diversas tareas internas. Generalmente, lo que ocurre cuando encendemos la máquina es que el circuito de tinta comienza a bombear desde los cartuchos para rellenarse, mientras que el cabezal expulsa cantidades variables de tinta para limpiar las toberas y estar listo para trabajar en perfectas condiciones cuando demos la orden de imprimir.

Durante el apagado, en cambio, lo que suele hacerse es limpiar la superficie del cabezal con las esponjas limpiadoras y colocar a este en el modo de reposo para evitar que permanezca al aire y se le puedan pegar partículas de suciedad o polvo.

Por ello, nunca debemos cortar simplemente la corriente para apagar una impresora, pues dejaremos el cabezal expuesto, ni intentaremos interrumpir los procesos, pues lo único que lograremos será tener cabezales sucios y averías en la propia máquina por haber realizado ciclos incompletos.

Las impresoras necesitan trabajar

Hay expertos que recomiendan imprimir al menos una página diaria, aunque sin llegar al extremo, sí que es recomendable hacer trabajar a la impresora de forma regular. A veces, un simple ciclo de encendido y apagado cada dos o tres días puede ser suficiente. Incluso, para usos diarios esporádicos, puede ser interesante dejarlas encendidas. Los modelos nuevos hacen auto limpieza cada ciertas horas, necesitando menos tinta que si hacemos ciclos completos de encendido/apagado.

Más trucos para el ahorro de tinta y tóner en las impresiones? Pincha en  Suscripción de Newsletter

Publicado el .

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.